El Velorio de una Actriz Porno Amateur

Image

www.conestilodigital.com

My hand gets tired and my dick gets sore

but the girls of porn want more

Mr. Bungle

La primera vez que le vi los calzones fue en el jardín-de-infantes; la segunda, durante unos ejercicios de estiramiento; la tercera y última, en “La navidad de la esquina caliente”. Tres cálidos recuerdos. Ella eligió la cremación, que tal vez sea la más cálida forma de irse.

I

Conocí a Paola en el jardín-de-infantes, y de esa época la mayoría de mis recuerdos son referidos por terceros. Recuerdo, eso sí, que no era mi niña favorita; muy llorona para mi gusto. Cuando supe de su muerte busqué una foto de aquella época en un viejo álbum familiar: ella y yo con uniforme, cogidos de la mano; mi papá y sus papás atrás de nosotros, sonrientes, look ochentero, mostrando orgullosos nuestros diplomas. Al llegar a la sala de velación vi a su madre encabezando a los deudos; una mujer hermosa, sobria en su dolor. En las arrugas de su cara intenté reconstruir los dolores de cabeza que le dio su hija, aunque según Paola su madre nunca se enteró de su profesión frente a las cámaras.

II

Volví a encontrar a Paola hace unos cuatro años en un curso de actuación. Yo quería conocer mejor las técnicas de los actores para filmar unos cortometrajes; ella empezaba su carrera de modelaje y su manager la convenció de tomar el curso para que aprenda a desenvolverse mejor frente a las cámaras. Nos tomó tres días reconocernos. No sé cuántos minutos me tomó reconocer, al otro lado del vidrio del ataúd, a la niña con la que jugaba en el jardín. Hace cuatro años Paola era una mujer guapísima, insegura de sí misma, tierna, mal hablada, acolitadora y aún lloraba con facilidad. No me enamoré de ella, pero entró facilito al top 10 de mis fantasías locales. Era muy mala para la actuación, pero se encargó de la continuidad de mi segundo corto.

III

El cine porno local está por un nivel debajo del underground, y tal vez sea mejor así. Paola protagonizó tres largometrajes, pero solo me dejó ver uno. Lo más probable es que los otros hayan sido igual de malos. Pero hay algo en el porno que trasciende la dicotomía bueno/malo. No sabría cómo explicarlo bien, pero tiene que ver con la desnudez y los instintos primarios y lo orgánico de la actuación en esos momentos en que la cámara deja de ser lo más importante. Creo. No sé si Paola pensaba mucho en la muerte, en su muerte, en cómo sería; no sé si ser atropellada por un borracho estaba en el top 5 de sus formas-posibles-de-morir. A lo mejor el tipo que la atropelló ni siquiera sabe que la mató. Viendo la paz en sus facciones, creo que a Paola no le importa. Recuerdo que una vez, en unos ejercicios de actuación, hablamos sobre la necrofilia, pero esa es otra historia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s